Yoga Sessions – nuevo servicio para nuestros clientes

A partir de marzo, ofrecemos a nuestros clientes un nuevo servicio que, estamos seguros les encantará, las YOGA SESSIONS dominicales.

Ana, nuestra instructora de Yoga prepara las mejores clases para que nuestros huéspedes puedan disfrutar de una sesión de yoga al aire libre en nuestra maravillosa terraza de Sensation Sagrada Familia. Dejarse llevar por los movimientos, la respiración y las instrucciones de Ana y empezar o terminar la semana con la mente y el cuerpo equilibrados, es, sin duda, un plan perfecto.

Queremos que conozcáis un poco más a Ana, a través de esta entrevista.

¿Qué experiencia vital te hizo descubrir el Yoga?

Estaba de viaje por Australia. Hice un voluntariado en un espacio de retiros de Yoga que había fundado una mujer de la India. Pasé unas semanas allí y fue una inmersión total en la práctica de Yoga en todos los sentidos, una experiencia que me cambió para siempre. Desde aquel momento el Yoga ha formado parte de mi vida, de forma cada vez más representativa e importante para mí. 

¿Qué representa el Yoga para tí?

El Yoga para mi es un camino de autoconocimiento. Empezó, como para muchas otras personas, con un enfoque puramente físico, pero el haber profundizado en su filosofía me ha permitido ver una aplicación mucho más amplia. Gracias al Yoga he podido comprender que todas las respuestas residen en uno, y que lamentablemente vivimos orientados a buscar esas respuestas fuera de nosotros. Esto genera una gran confusión y frustración y creo que es parte de la razón por la cual las personas, a pesar de tener cada vez mejores condiciones de vida, siguen experimentando una sensación de vacío e insatisfacción.

El Yoga es trabajar en mí misma, en observarme, conocerme y comprenderme. Cuando cuentas con esa información sobre ti mismo puedes enfocar tu vida de una forma completamente distinta y en mi caso implica vivir de forma más coherente en relación con quién/cómo soy y mis decisiones/acciones.

¿Qué tipo de Yoga practicas y qué te aporta?

El tipo de Yoga que practico con más frecuencia es el Hatha Vinyasa, un tipo de Yoga físico y en este sentido muy dinámico que intento combinar con meditación, ya que las posturas son una excelente preparación para el proceso meditativo. Con el tiempo he podido comprender, sin embargo, que el Yoga es algo que no solo “se hace” en un momento dado del día, sino que también se vive a través de nuestras acciones, la manera como nos relacionamos con los demás y las circunstancias, como vemos el mundo a nuestro alrededor… todo eso también es Yoga.

La práctica de hatha-vinyasa me conecta conmigo misma, me aporta un enorme nivel de consciencia física y mental y también constituye un altavoz de mi diálogo interno. Todo lo que aflora en la esterilla es, en parte, aquello con lo que lidiamos en nuestro día a día, nuestras preocupaciones, juicios, miedos, nuestras fortalezas… Esto me permite conocerme de forma más profunda y ser consciente de todo ello me hace vivir de forma más coherente.

¿Cómo marca la práctica del Yoga tu día a día, tu forma de vivir y de enfocar la vida?

En mi día a día implica una rutina concreta en la que destino una hora/hora y media aproximadamente a la práctica de Yoga, en mi caso de yoga físico y meditación. Aún así, la práctica de Yoga va más allá de la esterilla y es una manera de entender la vida y una actitud ante las diferentes situaciones que se nos presentan.

En este caso me gustaría recalcar uno de los principios éticos más importantes del Yoga: la no-violencia. La no-violencia se concibe como una actitud no agresiva que se practica en todos los sentidos y niveles, empieza en uno mismo y de ahí se transmite y se expresa a los demás seres vivos a base de acciones, palabras y pensamientos. Y esto me lleva a otro enfoque también muy importante de la filosofía del Yoga que es la capacidad de vernos reflejados en el otro, la capacidad de cultivar la empatía y el entendimiento interiorizando la capacidad de ver en todas las personas con la que lidiamos e interactuamos – independientemente de si es alguien de nuestro entorno más cercano o alguien completamente desconocido – una parte de nosotros. De hecho, la palabra Namasté, que en la India se utiliza como saludo y que también está presente en las prácticas de Yoga en grupo, tiene este significado de unión e interconexión: “Mi ser honra tu ser, porque lo que hay en ti, también está en mí. En este compartir, somos uno”.

¿Qué beneficios aporta a los que lo practican?

Yoga significa unión y una de las maneras de entender este significado es la unión de cuerpo, mente y alma de quienes lo practican, porque ciertamente el Yoga nos ayuda a nivel físico, mental-emocional y espiritual. Se trata de una disciplina muy completa que nos aporta, entre otras cosas unos huesos y músculos más fuertes, mejora nuestra postura, refuerza nuestro sistema inmunitario, aumenta nuestra flexibilidad puramente física pero también mental – en cuanto a cómo planteamos nuestra actitud y la respuesta a los diferentes estímulos externos – nos hace trabajar en nuestra respiración, haciéndola más fluida y potenciando la salud de nuestro sistema nervioso, reduciendo la presión sanguínea y el ritmo cardíaco. 

¿Por qué aconsejas la práctica habitual?

Como todo en la vida, la constancia nos lleva a poder observar evolución y desarrollo y el Yoga no es una excepción. Una práctica continuada permitirá poder experimentar en primera persona los cambios que suceden en nuestro interior, tanto a nivel físico como mental, y cómo eso se refleja en nuestro entorno.

Dos de los valores más importantes del Yoga son práctica continuada (abhyasa) – la constancia tanto en el tiempo como en la intención – y el desapego (vairagya) – actitud interna de no identificación que te libera de la ansiedad de querer llegar a conseguir una determinada meta y que te invita a disfrutar del proceso en sí.

Estas premisas, también aplicadas a la vida, resultan de gran valor y nos permiten entender que cada paso que damos cuenta y nos induce a centrarnos en lo que podemos hacer en el momento presente.

¿Qué quieres transmitir con los Yoga sessions en SA a tus alumnos?

Me gustaría poder aportar, ante todo, un momento de calma, paz y sobre todo de escucha interna a las personas que practican conmigo. La sensación de plenitud con la que las personas terminan una sesión de Yoga para mí lo es todo.

También me gusta compartir pequeñas cápsulas de la filosofía del Yoga y conectarlas con el trabajo físico que se realiza durante la sesión. Esto hace que se establezca una conexión más profunda y que la persona se implique de otra manera en la práctica, viéndola como algo que trasciende el ejercicio físico.

Muchas gracias, Ana, y bienvenida al equipo de SENSATION APARTMENTS BARCELONA.

Tenemos todo preparado, ¿te apuntas?

NAMASTÉ

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *